Google PGR obtiene órdenes de aprehensión contra Granier

lunes, 24 de junio de 2013

PGR obtiene órdenes de aprehensión contra Granier


Se encontraron pruebas de desvíos de recursos. El ex gobernador fue notificado en el hospital.
Gustavo Castillo García y Alfredo Méndez 
Publicado: 24/06/2013 13:30

El Ministerio Público federal obtuvo órdenes de aprehensión por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal en contra del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, quien permanece desde hace 10 días hospitalizado por problemas de presión arterial y cardiacos en el hospital Ángeles del Pedregal.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que el ex mandatario tabasqueño está siendo notificado en estos momentos, en el interior del nosocomio, de su situación jurídica, de esta manera podría ser puesto a disposición de un juez en las próximas horas.
Funcionarios de PGR informaron que los mandamientos judiciales fueron emitidos al encontrarse elementos de prueba de su presunta responsabilidad en desvíos de recursos que debieron ser utilizados por el gobierno de Tabasco para programas sociales, mayoritariamente, en cuestiones de salud.
Por su parte, la defensa del ex mandatario estatal, Eduardo Luengo Creel, confirmó que un juez federal con sede Tabasco libró ordenes de aprehensión en contra de su cliente, por lo que, dijo, se trasladará a esa entidad en las próximas horas para tratar de conocer el contenido del mandamiento judicial.
Refirió que de acuerdo con los dictámenes de los médicos que han atendido al político priísta en el hospital aun deberá permanecer internado por un tiempo que aun se desconoce.
Asimismo,  expuso que es posible que la Policía Federal ministerial dé cumplimiento a las órdenes de captura al notificar al juez de la causa que Granier quedará a su disposición en las instalaciones del hospital.
Hace casi dos semanas Granier Melo compareció voluntariamente ante la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) y rindió declaración por más de 30 horas, fue dejado en libertad porque hasta ese momento no existía ninguna acusación en su contra, y el día que supuestamente se pondría a disposición de la Procuraduría General de Justicia de Tabasco se hospitalizó para ser atendido por problemas de presión arterial.