Google Xochicuautla 9 de junio 2013

lunes, 10 de junio de 2013

Xochicuautla 9 de junio 2013

Tencho Pérez· Publicado el 10/06/2013


El Gran Bosque Otomí-Mexica es una extensa región natural que abarca desde los municipios de Tequixquiac hasta Villa del Carbón, un corredor natural milenario que representa el pulmón central de la región más densamente poblada del país. El Bosque Otomí-Mexica es una región de una riqueza natural invaluable, y que desde la llegada del desarrollo industrial hace tan solo unas décadas, ha sido vulnerado y destruido casi en su totalidad.

El pequeño porcentaje que queda de zona natural del bosque Otomí-Mexica, es vital para el reabastecimiento de agua para la región. Los Valles de México y Toluca, dependen en gran medida del agua que se filtra aún por estas montañas, las cuales además llaman a las nubes como parte de un ciclo hidrológico natural que esta por romperse. Es importante comprender que sin el bosque central de estos valles, se daría paso a la desertificación, lo cual permitiría volver millonarios aquellos señores dueños del agua, lo cual representa un gravísimo costo que todos tendríamos que pagar.

Dentro de este territorio viven también algunas comunidades indígenas que milenariamente han vivido en este territorio y a quienes se les están destruyendo sus últimos manantiales de agua pura, única fuente posible de agua en esta región montañosa, lo cual es una condena a la sumisión o al exterminio.
El Gran Bosque Otomí-Mexica es un parque natural que merece ser declarado patrimonio de la humanidad, en su condición de santuario del agua y reserva natural de valor inconmensurable; por ser también pulmón vital para la civilización; así como un lugar histórico para las culturas originarias de nuestro continente, incluyendo a la Otomí, una de las culturas más antiguas del continente, y que aún conserva sus lugares más sagrados al interior de este corredor natural.